Objetivos

- Acercarnos a distintas realidades sociales (PERSONAS SIN HOGAR, ANCIANOS, REFUGIADOS, NIÑOS, ONG'S O COLECTIVOS…) que nos permitan conocer mejor el mundo en el que vivimos y comprometernos en su transformación.

- Potenciar la vivencia de actitudes como la gratuidad, el compromiso, el don de nosotros mismos. Descubrir la felicidad y la realización humana en el dar y el ser.

- Participar de forma activa en las distintas campañas solidarias que se realizan en el colegio.

- Colaborar en la creación de una cultura de la solidaridad, de la tolerancia, del respeto, del cuidado del otro.

- Potenciar el espíritu crítico respecto a las diferentes informaciones y realidades sociales que rodean a nuestros alumnos.

- Crear lazos con otras personas, del propio grupo o de otros.

- Favorecer el voluntariado y el compromiso social.

 

“¿Cuándo acabará el sufrimiento de los pobres? Cuando tú yo yo comencemos a compartirlo”

(Madre Teresa de Calcuta)

Mucha gente pequeña, en muchos lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo
( Proverbio africano)

 

Poema de Gloria Fuertes. Ser voluntario

Ser voluntario es ser un ser humano, humano.
Ser voluntario es entrar en la calle, en la casa, en el hospital, en la cárcel, en el pueblo y en la aldea donde haya un ser que sufre.
Ser voluntario es entrar con el corazón, en el corazón del que lo pasa mal.
Cuando el voluntario visita a alguien que está solo, le cura la 
soledad; cuando le habla, le ayuda, le escucha y le siente: el solitario mejora de la soledad, que es (junto a otras) la enfermedad de los ancianos.
Se sabe que el voluntario va a trabajar gratis, no va a ganar nada. 
Yo quiero negar esto: el voluntario va a ganar muchísimo, va a ganar el placer de ser útil, la risa de un anciano, la sonrisa de un enfermo, el abrazo de un niño sin padres, la amistad de un paralítico o el cariño de un preso.
El voluntario sabe que el camino -de su vocación elegida- es ir donde vive el dolor. El dolor físico o psíquico le espera y tiene que ir lleno de ilusión, alegría, comprensión y amor de poderlo dar; ilusión, comprensión, alegría y amor -tesoros espirituales que si no se poseen no se pueden dar-.

El joven voluntario deja voluntariamente de ir a la discoteca, a la "barra", para ir desde la silla a la cama con un minusválido en sus brazos. ¡Qué bella escena! 
Al mal sólo le destruye el bien.
Al dolor, le puede destruir el amor -no sólo la farmacia-.
Hacerse voluntario también es salvarse del aburrimiento que acecha, salvarse de lo vulgar, de lo material, y os hace sentir que sois útiles, que sois solidarios, que sois amorosos, que sois importantes, que sois una aspirina inmensa, que quien os "cate", se cura.
Y os pido que a vuestros amigos y amigas les contagiéis de ese virus de bondad que tenéis, para que también sean nuevos voluntarios.

Más que un premio gordo de la lotería.
Más que un premio Nobel de lo que sea,
recibe el voluntario cada noche al acostarse,
recibe el voluntario que durante 
unas horas al día ha alegrado a un triste,
ha hecho sonreír a un enfermo,
ha paseado en su silla a uno que no puede pasear.

El premio del voluntario es que pasa a ser un artista.

El voluntario 
no ha pintado un cuadro,
no ha hecho una escultura,
no ha inventado una música,
no ha escrito un poema, 
pero ha hecho una obra de arte 
con sus horas libres.

Todavía hay milagros, 
milagros demostrables,
que los hacen, los hacéis, 
y los harán 
los nuevos voluntarios. 

                                               GLORIA Fuertes